Consejos profesionales

Un equipo formado por expertos profesionales
en cuidados infantiles te aconseja sobre los temas
que más te preocupan.

El cuidado de tu bebé.

Artículos en los que encontrarás trucos, ideas y consejos prácticos para el cuidado de tu bebé.

Los reflejos en los bebés

Los reflejos en los bebés

Cuando nace  el bebé tiene ciertos reflejos adquiridos, son actos totalmente involuntarios. Algunos reflejos los perderá con el tiempo y otros los irá desarrollando con el paso de los meses.

Aquí tienes algunos ejemplos de reflejos que tiene el bebé al nacer:

  • Búsqueda y succión: Son los que ayudan al recién nacido a obtener alimento. El reflejo de búsqueda hace que el lactante se oriente automáticamente en la dirección de la fuente alimenticia, se trate del pecho materno o del biberón. Si se le toca la mejilla el recién nacido girará su boca con la intención de succionar. Si se coloca un objeto, como el pecho o la tetina del biberón, en la boca del bebé, él empezará a succionar automáticamente.

 

  • Reflejo de Moro: Cuando el bebé está tumbado sobre una superficie blanda, le sostenemos por las muñecas y le levantamos un poquito. Después le dejamos caer hacia atrás. El bebé abrirá los brazos y los echará hacia delante como si fuera a dar un abrazo. Luego llora. Esta misma reacción se produce también cuando alguien da un golpe fuerte, cuando se hace un movimiento brusco o cuando se enciende una luz intensa. Se cree que es un reflejo defensivo, que desaparece hacia el cuarto mes de vida.

 

  • Reflejo de prensión palmar: este reflejo le permite agarrarse al dedo que alguien le coloque en la palma de la mano, sucede lo mismo con la planta del pie, también la flexionará intentando cerrar los dedos. Así que ese gesto del bebé cogiéndonos el dedo que tanto nos emociona, se debe a un reflejo adquirido y el bebé lo hace inconscientemente.

 

  • De arrastre: Al poner al  bebé sobre la barriga, mueve las piernas como si quisiera avanzar arrastrándose.

 

  • Reflejo tónico del cuello: estando el bebé tumbado si giramos su cabeza hacia un lado, él estira el brazo de ese lado y dobla el contrario.

 

  • De la marcha: Si le sujetamos por las axilas y le apoyamos un pie sobre una superficie dura, el niño levanta el otro pie como si quisiera echar a andar, e incluso se puede ver cómo da unos pasitos.

Estos reflejos permiten al bebé realizar acciones sorprendentes y sirven a los especialistas para valorar su vitalidad y su estado de salud neurológico. Gracias a su maduración intelectual y emocional, al cabo de los meses, empecerá a manifestar reacciones voluntarias para interactuar con su entorno, a la vez, que estos reflejos se van perdiendo.

 

 

leermas

Las pruebas del embarazo

leermas

Despertando a los sentidos

leermas

La dentición en los Bebés

leermas

Bebé con cólicos

leermas

Desarrollo del lenguaje

leermas

Cuando andará mi bebé?